Si está inscripto en Medicaid, debe renovar su membresía una vez al año o perderá su cobertura.

Renuévela aquí

Diabetes

¿Qué es la diabetes?

La diabetes se caracteriza por los niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre. Puede ser a causa de que el páncreas no produzca suficiente insulina. La insulina es una hormona involucrada en el proceso de transformación de los alimentos a glucosa, que el cuerpo utiliza como combustible. O puede ser a causa de que el cuerpo no utilice la insulina como debería.

Sea cual sea la causa, resulta en los niveles elevados de azúcar en la sangre. Lo niveles elevados de azúcar en la sangre pueden ser nocivos para los órganos y desencadenar serios problemas.

¿Estoy en riesgo?

Puede que esté en riesgo si:

  • Tiene 45 años o más
  • Uno de sus padres padece diabetes
  • Uno de sus hermanos o hermanas padece diabetes
  • Tiene sobrepeso o es obeso
  • Padece presión arterial alta
  • Sus niveles de glucosa en la sangre están por encima de lo normal
  • No suele realizar actividad física

¿Cómo puedo disminuir mi riesgo?

¿Quiere saber cuáles son dos de las mejores formas de disminuir el riesgo de padecer diabetes? Alimentarse saludablemente y mantenerse activo. De hecho, está demostrado que la dieta y el ejercicio disminuyen con mayor efecto el riesgo de padecer diabetes que los medicamentos.

Bajar unas cuantas libras (si tiene sobrepeso) también es de gran ayuda. Algunos estudios han demostrado que si hace 30 minutos de actividad física moderada cinco días a la semana y disminuye el 7 por ciento su peso corporal (aproximadamente 14 libras si pesa 200 libras), puede disminuir en gran medida el riesgo de padecer diabetes.

Así que tómese unos minutos y baje unas cuantas libras. Estos pequeños pasos harán que logre una gran meta: una vida sin diabetes.

Información general sobre la diabetes

Manténgase activo

Fuentes: American Diabetes Association, Juvenile Diabetes Research Foundation, American Association of Diabetes Educators, National Diabetes Education Program

Programa de Prevención de la Diabetes (DPP)

Nos enorgullece invitar a todos nuestros miembros de entre 18 y 64 años con prediabetes, o que estén en riesgo de padecer diabetes tipo 2, a unirse a nuestro Programa de Prevención de la Diabetes

Maryland Physicians Care (MPC) está trabajando en conjunto con médicos de atención primaria para que refieran a nuestros miembros en riesgo a nuestro Programa de Prevención de la Diabetes, en el que se alientan a realizar cambios positivos en su estilo de vida. Estos cambios consisten en tener una alimentación saludable, reducir el estrés y aumentar la actividad física.

Vea el boletín del Programa de Prevención de la Diabetes (PDF) para conocer más sobre el programa y saber si califica.

TIPOS DE DIABETES

Diabetes tipo 1

Antes conocido como la diabetes juvenil, la diabetes tipo 1 normalmente inicia en la infancia o en la adultez temprana. Ocurre porque el páncreas no produce suficiente insulina o no produce nada de insulina. Por eso es que las personas con diabetes tipo 1 deben administrarse insulina regularmente, a través de inyecciones diarias. Solo el 5 por ciento de los adultos diagnosticados con diabetes tienen diabetes tipo 1.

Diabetes tipo 2

Es el tipo más común de diabetes. Entre el 90 y 95 por ciento de los adultos diagnosticados con diabetes tienen diabetes tipo 2. Antes era conocido como la diabetes del adulto, pero cada vez se diagnostican más niños con este tipo. El tipo 2 ocurre porque el páncreas no produce suficiente insulina o el cuerpo no la utiliza correctamente. Entre las causas más comunes se encuentran factores genéticos, mala dieta y falta de actividad física. Se trata con medicamentos y, en algunos casos, con insulina.

Diabetes gestacional

Algunas mujeres que jamás han tenido diabetes la desarrollan durante el embarazo. La diabetes gestacional suele desaparecer una que vez nace el bebé. Pero aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro. Si la mamá no se trata, también aumenta el riesgo del bebé.

Prediabetes: Por qué no debes ignorarla

Los meteorólogos nos advierten del mal clima. Los médicos nos advierten de la mala salud. Y pueden advertirnos en caso de que estemos en riesgo de padecer alguna enfermedad grave. Un ejemplo de ello es la prediabetes.

Si ha sido diagnosticado con prediabetes, significa que tiene niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre y que se están acercando a valores peligrosos. No son lo suficientemente altos para considerarse diabetes tipo 2, pero sí son bastante altos. Esta condición es básicamente una señal de advertencia que dice: “¡Tenga cuidado! ¡Está en peligro!” Porque su riesgo de padecer diabetes propiamente dicha es mayor.

Pero hay buenas noticias: Si empieza a actuar inmediatamente, puede disminuir este riesgo. Incluso puede eliminarlo por completo.

AYUDE A SU HIJO ADOLESCENTE CON DIABETES

La adolescencia puede ser difícil, y puede ser aún más difícil para aquellos adolescentes con diabetes.

Para empezar, evaluar los niveles de azúcar en sangre es un reto permanente. Y la diabetes puede sumar un problema a los temas que ya deben enfrentar los adolescentes, como la autoestima, la vida social o incluso el momento de aprender a manejar.

Ayude a su hijo/a adolescente a enfrentar estos retos con confianza. Aquí tiene algunos consejos para empezar.

El conocimiento es poder.

Su hijo adolescente debe conocer de pies a cabeza todo sobre el manejo de la diabetes. De ese modo, él o ella podrá hacer frente a todo lo que ocurra, desde una fiesta con pizzas improvisada hasta una sesión de tenis extremadamente larga.

Asegúrese de que su hijo adolescente pueda consultar con un médico, enfermera o experto en diabetes.

Trabajen en equipo para asegurar que su hijo adolescente tenga acceso a toda la información requerida para controlar la diabetes y vivir una vida plena.

Tenga expectativas realistas.

Nadie tiene niveles perfectos de azúcar en la sangre todo el tiempo. Cualquier cosa, desde el estrés hasta las hormonas, puede alterar los niveles de su hijo adolescente.

Felicite a su hijo adolescente cada vez que lleve un registro de sus niveles.

Recuerde, el objetivo es llevar un registro y control adecuados de los niveles de azúcar en sangre.

Hablen de cosas de adolescentes.

Estos años traen consigo todo tipo de preocupaciones. Por ejemplo, las personas con diabetes deben evaluar sus niveles de azúcar antes de manejar. ¿Su hijo o hija entiende la importancia de hacerlo? ¿Cree que su hijo o hija hablará de su diabetes con sus amigos o no dirá nada? ¿Qué hay de las citas? ¿Cuándo es el momento indicado para hablar sobre cómo la diabetes influye en las relaciones amorosas?

Apóyelo siempre que pueda para que su hijo adolescente se sienta cómodo cada vez que hable con usted sobre los retos que enfrenta.

De ese modo pueden trabajar juntos para resolver cualquier problema.

Encuentre ayuda. Si se presenta alguna preocupación o un problema que no puede resolver, no se quede solo, busque ayuda profesional para su hijo adolescente. Un doctor, un grupo de apoyo o un profesional en la salud mental puede ser justo lo que su hijo adolescente necesita.

Conozca todos los datos acerca del coronavirus (COVID-19)

Los síntomas son muy similares a los de la gripe e incluyen fiebre, tos y dificultad respiratoria.

Si cree que estuvo expuesto, póngase en contacto con su médico inmediatamente. También puede coordinar una videoconsulta con un médico en la aplicación MyVirtualMPC.

Es importante que haga todo lo posible para protegerse del COVID-19.